Hombre Primitivo

El origen etimológico de troglodita parece ser que se encuentra en la palabra latina troglodyta” que, por su parte, derivaba del griego. El planteamiento de Buber va dirigido a lo que se ha denominado la psicología del encuentro” cuya base de sustentación se encuentra en la relación yo-tú. El proceso de alcanzar una consciencia cada vez mayor no es más que el proceso de despertarse, de abrir los ojos y ver lo que se encuentra enfrente de nosotros. En esta etapa el ser humano usaba herramientas elaboradas a base de piedra tallada, hueso y palos.

El trabajo, La prehistoria que nos rodea y la falsificación del pasado, lo firmaban Marián Cueto, del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria, y Edgard Camarós, del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES). El yacimiento de Atapuerca (Burgos) se ha convertido en los últimos tiempos en entre los más importantes a escala mundial por los restos yacimiento apareció hace un siglo cuando se perforó la montaña para instalar el tren mas las excavaciones comenzaron hace poco más de veinte años. Ellas no solo se encargaban de los niños; también se dedicaban a la caza menor, a la pesca a cultivar el campo.

En él, Mónica Alonso y tres compañeros apuntaban que no es que los primitivos viviesen exclusivamente en cavernas, sino que es más fácil que los vestigios y restos hayan perdurado si estaban a resguardo que si yacían a cielo abierto, expuestos a la climatología, los animales y el avance de la vegetación. En España y Croacia se piensa que se extinguieron, en tanto que ahí se hallaron los últimos restos de Neanderthal.

En esta situación, aunque rodeado de gente por todos lados, el individuo se siente solo ante su propia existencia, que le fuerza a enfrentar sus dudas, temores y ansiedades, y busca la compañía del resto únicamente como un medio para superar su soledad. En este conjunto estudiamos las medicinas actuales que conservan pensamientos razonamientos arcaicos, y que nos pueden asistir hombre primitivo a comprender y comprender como se comprendía la enfermedad a lo largo de la Prehistoria. En este aspecto, los hombres del Paleolítico lucían colmillos dientes de las presas agujereando la raíz. En este sentido, el hombre es un microcosmos que lleva en sí todos y cada uno de los elementos precisos para llenar el Universo.

En la península ibérica y a partir del 2300 a. C. , empezó a despuntar la llamada cultura argárica en, más o menos, exactamente la misma área donde se había desarrollado la de Los Millares , aunque, en esos momentos, aún con una pequeña zona de repercusión y numerosas pervivencias calcolíticas. En la transición desde la vida nómada a la vida en las ciudades, se observa un gran cambio en el papel de la mujer. En la última etapa de la Prehistoria, hace aproximadamente, seis mil años, los hombres aprendieron a fabricar objetos de metal. En las zonas frías aparecen los trineos, tirados primero por hombres y luego por perros.

Entre las armas, hay una enorme variedad: las puntas de flecha de sílex fueron claramente sustituidas por otras de bronce; se prosiguieron utilizando hachas de combate, con talón y anillas, alabardas, lanzas; aparecieron armas protectoras como las corazas, los escudos y los cascos. Esta concentración de las ciencias en el hombre fue una revolución más importante que la del Renacimiento.

Es realmente posible que hayan creído en dinámicas escenas de caza de danzas rituales y otras distintas escenas de la actividad de aquellos ancestros nuestros que nos han legado pasmantes obras de arte admiradas por los hombres de nuestro tiempo. Es realmente posible que hayan creído en la existencia de otra vida al concluir la terrena, pues se han hallado tumbas de esas épocas en que los restos mortales se hallan acompañados por objetos de uso para el muerto. Es por este motivo que los trabajos, las esperanzas los temores rutinarios, así como las instituciones y los intereses creados, influyeron en este siglo.

Es revelador comprender que en estos hombres se gestó y germinó toda la evolución del pensamiento religioso, víctima de enormes mutaciones que llegan hasta nuestros días. Es una etapa temprana, llamada tradicionalmente «Fase A» en la que resaltan los enterramientos en cista con un ajuar que ha querido ser relacionado con influencias del Mediterráneo oriental, pero que ha terminado revelándose como autóctono.

Esta posibilidad de contemplarse a sí mismo desde afuera, de autoproyectarse, de autoduplicarse, de autorreproducirse, esta capacidad de tomar conciencia plena de sí es una característica propia del hombre y es la fuente de sus cualidades más elevadas. Esta producción de dibujos animados, de Hanna Barbera, se creó en la década de los años 60 y narra la vida de los hombres y mujeres que vivieron en la Edad de Piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *