Fichero Digital De Noticias De Colombia Y El Planeta Desde 1.990

Si bien lo más habitual era perseguir rebaños de animales más grandes como mastodontes, bisontes y corzos pues estos animales les daban mucha más cantidad de carne y de esta forma tenían alimento para considerablemente más tiempo. Los hombres salían a apresar y a pescar, mientras que las mujeres y los niños recogían frutos y preparaban las pieles de los animales para hacer sus ropas. Los hombres se asocian y ponen su persona y su campamentos de verano poder bajo la dirección de la voluntad general. Los hombres tenían una buena fuente de alimento y de recursos que les dejaban fabricar tejidos, abrigos, nuevas herramientas desde sus huesos y artesanías, entre otras muchas cosas. Los hombres y mujeres eran nómadas y vivían de la caza, la pesca y la recolección de frutos.

La faceta de la vida en pareja pasa a un plano totalmente secundario puesto que el matrimonio es utilizado para generar herederos. La globalizacion mundial, seria impensable sin el avance de las fuerzas productivas que la ciencia y la tecnología han hecho posibles. La horda primitiva, integrada de 30 a 50 personas, en la que prevalecían las mujeres y pequeños, es reemplazada por la gens de cien más personas.

El hombre, a quien su consciencia de sí y su capacidad para sentirse solo han colocado aparte, sería una desvalida partícula de polvo empujada por los vientos si no hallara nudos emocionales que satisficieran su necesidad de relacionarse y unirse con el mundo trascendiendo su persona. El hombre, entonces, fue creado como mente y cuerpo; el cuerpo es el instrumento de la mente. El mesolítico: Cuando finalizó la Era Glacial, la selva avanzó e invadió las grandes estepas.

Entre los productos que los estudiosos han descubierto que los cazadores-recolectores almacenaban con mayor asiduidad eran los frutos secos. Empleaban palillos para sostener los dientes limpios (eso dejó unas marcas peculiaridades campamento hombreprimitivo en la dentición). Usó un palo alto como eje, y otros preparados oblicuamente para conseguir tiendas de forma cónica, que luego cubría de hojas, ramas, hierbas pieles.

En cualquier caso el problema ha consistido en enseñar qué hace que sea convincente la convicción para todos los hombres, y por qué razón desean y precisan la convicción. En un comienzo imperaban la libertad y la igualdad entre hombre y mujer, mas con la introducción del matrimonio el sexo y la reproducción quedaron sometidos a un riguroso control. Enterraban a sus muertos en tumbas singulares al lado de pedazos de carne y otros elementos, lo que mostraría que los hombres, ya en esta temporada, habían imaginado alguna forma de continuación de la vida.

Solían hacerse en lo más profundo de las grutas (aunque se han encontrado ciertas salvedades) y entre los temas favoritos hallamos las imágenes de animales -ciertos extintos como mastodontes uros y otros reconocibles en nuestros días- como bisontes, caballos, gacelas, osos, corzos toros de asombroso realismo, bien plasmados en conjunto de forma individual.

Así, por servirnos de un ejemplo, se sabe que usaban el secado al sol de carnes y sobre todo de vegetales, el ahumado y la conservación por frío, documentándose también la existencia del salobre en los últimos milenios de la época Prehistórica. De esta manera, frutos secos como nueces castañas se convirtieron muy pronto en la reserva de urgencia de nuestros antepasados.

Mas si esta familiaridad con los animales, esa contundente representación, son ciertas, es falso suponer que estos hombres disfrutaron de tiempo libre, para entregarse a actividades de orden cultural, al goce del arte por el arte mismo, puesto que supone un sobrante de tiempo y actividad, solo dado por una vida simple, basada en una nutrición asegurada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *